Declaración

Definición:

Es un expresionismo abstracto, compuesto de formas surrealistas y fragmentos figurativos. Mis obras de arte son explosiones espontáneas de emociones y sentimientos, impregnadas de colores primarios y complementarios. Las formas se contraponen entre la imaginación, y la realidad concreta.

Elementos esenciales de mis trabajos

El Color

El protagonista, el que marca el ritmo armónico y la vitalidad en la composición. Dado que el color es resultado de la presencia de la luz y Dios es luz, entonces los colores son una representación de la presencia de Dios. El uso de colores vibrantes y enérgicos evoca vida, alegría y esperanza. Aún en una composición que pueda llegar a ser desgarradora, habrá color y esperanza en un Dios que siempre está presente.

La Figura Humana

Suele ser motivo de reflexión por la condición en la que el ser humano se encuentra lejos de Dios. Veo la humanidad en un estado de desolación y vacío, rodeada de cosas que intentan darle sentido a la vida. Aunque esta existencia vana e indiferente de una humanidad acompañada de soledad, pueda ser una realidad inquietante de tonos grises; hay esperanza en el Dios de vida que se manifiesta en la plenitud de los colores.

La Forma

Pueden ser tanto geométricas como orgánicas. Son el resultado aleatorio de aprovechar las sugerencias espontáneas del proceso creativo que la obra misma me da. Por esa razón, pueden llegar a ser surrealistas y estimular la imaginación.

La Textura

En mis obras, la textura puede ser aplicadas en relieves, manchas, salpicaduras y/o chorreados. Estas provocan tensión, transmiten energía y le dan fuerza al lenguaje de expresión como sello personal.

Herencia cultural

Los colores vibrantes y trazos enérgicos, son el fruto de una herencia caribeña y producto de nacer en una isla de sol radiante, cielo plateado, variedad de tonos azules y matices verdes tanto en sus montañas como en sus mares. Gracias a esto, me lleno de energía y pasión que luego dejo plasmados en obras de arte.

 
Colección Privada, Acrílico sobre lienzo.
Colección Privada, Óleo sobre lienzo.

En el proceso de creación, puedo iniciar con una idea en mente o un boceto según el tema con que estoy trabajando.

Luego me dejo envolver y sorprender por la creación misma, dejado espacio al descubrimiento de líneas, manchas y gestos sugerentes de nuevas formas imaginarias, fruto de una espontaneidad que termina en una composición inesperada. En otras ocasiones, inicio una danza de colores, manchas y chorreados que me proponen elementos por donde empezar a componer y luego desarrollar la idea con la que voy a trabajar.

He entendido que la creatividad es una patente divina, pues en el principio Dios creo.

Por esta razón, voy a la fuente de toda inspiración que es Dios, para llenarme de Él y luego vaciarme en una explosión de colores y formas que nos muevan a ver la vida con los colores de Dios.

 

Puedes saber mas sobre mis trabajos en el Curriculum.